Saltar al contenido

El cambio del emprendimiento con e-commerce

Facebook
Twitter
LinkedIn

Los primeros marketplaces comenzaron una nueva forma de comercializar productos que en un determinado momento, solo podían ser transaccionados mediante locales físicos o envíos a domicilio por parte de grandes tiendas.

Pero la llegada de plataformas como Shopify o Magento lo cambiaron todo. El concepto de emprendimiento cambió en absoluto. Lo que en un principio fue una extensión digital de los negocios ahora se ha convertido en la necesidad de todos los emprendedores que ya cuentan con un negocio en operación.

Los primeros sitios de e-commerce tienen origen a finales de los años 90, pero ha sido en los últimos años cuando comenzaron a tomar impulso. (https://www.forbes.com.mx/elano-que-impulso-al-e-commerce-en-mexico/) La confianza de los consumidores para poder hacer pagos con tarjeta ha sido una de las principales causas por las que el e-commerce ha tardado tanto en tomar protagonismo.

Recordemos que la seguridad cibernética ha sido un tema que ha alejado a los primeros cibernautas del mundo digital. Aunque con la intervención de pasarelas de pago conocidas y sistemas de antifraude, los consumidores han logrado convencerse de compartir su información bancaria con una tienda en línea.

 

 

El bajo costo de sistemas SAAS de e-commerce y plataformas de código abierto han permitido que más emprendedores logren interactuar con el mundo digital. Transportar un catálogo de productos a una tienda en línea se ha vuelto más intuitivo y sofisticado.

Pero no es el costo de la plataforma lo que ha generado el cambio, ha sido el cambio en los protocolos de venta. Eliminar la necesidad de una tienda física, crear mayor confianza con los clientes y lograr un mayor alcance de usuarios. (https://www.forbes.com.mx/7-ventajas-que-tuempresa-debe-saber-sobre-el-e-commerce/)

El e-commerce ha dado paso a nuevos modelos de negocio, tales como las dark kitchen o productos on-demand. Por ejemplo, aquellos negocios de alimentos que producen productos perecederos. En vez de guardarlos en un estante, pueden ser mostrados en línea, para luego ser producidos únicamente cuando se realiza una orden.

Pero la magia del e-commerce no termina ahi. Poder romper con el concepto de venta local para dar paso a ventas nacionales e internacionales es una de las cualidades que los emprendedores deben aprovechar. Las estrategias de marketing digital ayudan a llegar a los potenciales clientes con mayor precisión.

Poco a poco el e-commerce gana terreno en la sociedad. Las personas confían más en los pagos con tarjeta y los emprendedores comienzan a migrar sus negocios físicos a tiendas en línea. La competencia digital será más fuerte, pero sin duda la experiencia será genial. En general, cualquier producto que pueda ser vendido es susceptible a transportarse a un modelo de venta en e-commerce.

 

 

Un emprendimiento pequeño puede lanzar una tienda e-commerce en menos de una semana. Esto dependerá de la cantidad de productos y el número de contenidos que se añadan al sitio. Cuando se trata de un negocio establecido con un mayor catálogo, la tienda puede tardar meses en construcción de acuerdo a su plataforma.

 

Para comenzar un e-commerce debes algunos factores.

    1. El producto: Si tu producto es original no importará la competencia ya que siempre hay espacio para nuevos productos. Depende de ti lograr que la audiencia conecte con tu producto.
    2. La necesidad: Si tu producto resuelve un problema, la probabilidad de que sea comprado aumenta. En otro caso se convertiría en un commodity y necesitarías buenas campañas de marketing para posicionarlo.
    3. La forma de entrega: Si tu producto es pequeño lo puedes enviar sin problemas en cualquier paquetería a costos accesibles. Pero si las dimensiones exceden las medidas estándar, tendrás que ajustar la forma de entrega y modificar el costo para tus compradores.
    4. La recurrencia: Un factor crucial. De nada sirve crear una tienda en línea para un producto que se estanca rápido. Analiza que tan frecuente podrás realizar ventas y si el costo de un e-commerce será rentable.
    5. El modelo de negocio: Un factor diferenciador. Los e-commerce se vuelven atractivos cuando tienen más que ofrecer que un producto. Un modelo de suscripción o ventas cruzadas pueden generarte ventas frecuentes que potenciarán tus ingresos.

 

Un e-commerce tiene una doble finalidad, aumentar las ventas y reducir costos. Si has decidido crear tu propia tienda, te recomiendo que aprendas sobre estrategias de marketing para lograr mayor engagement. Recuerda, una cosa es tener un buen producto y otra es saber cómo llevarlo al público.

Otros artículos que te pueden interesar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *