Saltar al contenido

¿Rumiación mental? El enemigo del liderazgo personal.

Facebook
Twitter
LinkedIn

La rumiación mental es un proceso cognitivo consistente en pensar repetidamente sobre el evento vivido o sus consecuencias (Calhoun, Cann & Tedeschi, 2010). La rumiación es una clase de pensamiento consciente que gira en torno a un tema fundamental común y se repite una y otra vez, sobre todo cuando no ocupamos nuestra mente en alguna otra tarea. Identificar la rumiación mental en nosotros mismos y en las personas cercanas, nos puede ayudar a tomar acción para superar estos episodios de manera ágil y saludable.

La rumiación mental puede tener 2 orígenes:

  • El pasado: Pensar en algún acontecimiento del pasado, que normalmente nos lleva a sentir culpa o arrepentimiento, pues constantemente pensamos en el “ojalá” y el
    “hubiera”. El resultado es la constante repetición de la pregunta ¿por qué? Y al no tener una respuesta clara se perpetúan los pensamientos negativos.
  • El futuro: Por otro lado el proyectarse en un futuro a corto mediano o largo plazo, puede generar preocupación e incertidumbre en el individuo, siendo una pregunta recurrente “Y si sucede esto? ¿y si no sucede aquello?”

 

La rumiación mental no se encuentra en el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales V (DSM, por sus siglas en inglés) como un síndrome o un trastorno, sino como parte de la sintomatología de otros padecimientos, como el trastorno de ansiedad generalizada (TAG), el trastorno depresivo persistente (PDD, en inglés) y el trastorno obsesivo compulsivo (TOC). Sin embargo resulta fundamental trabajarlo para evitar que interfiera el libre desarrollo de la vida personal, profesional, laboral, académica, social, psicológica y emocional del individuo; y sobre todo para que no evolucione y nos lleve a un trastorno.

Para poder hacerlo es necesario identificar qué tipo de rumiación estamos experimentando, pues de ello dependerá el tratamiento que se le dé. Según García y Rojas (2018) podemos identificar 2 tipos:

  • Rumiación negativa (o brooding) la rumiación negativa es un tipo de afrontamiento en forma de evitación relacionada a otras consecuencias negativas aparte de la depresión
    (Treynor, Gonzalez & Nolen-Hoeksema, 2003).
  • Rumiación reflexiva El segundo apunta al control ejercido sobre estos pensamientos y se clasifica en rumiación intrusiva y deliberada. La intrusiva ha sido definida como
    irrupciones involuntarias de pensamientos sobre la experiencia que uno no escoge traer a la mente. La deliberada se refiere a pensamientos intencionados sobre un evento, que se realizan de forma voluntaria y pueden enfocarse decididamente en tratar de entender los eventos y sus implicancias (Cann, 2011)

 

 

Este estilo de pensamientos puede limitar la creatividad, dificultar la toma de decisiones, alimentar la inseguridad, y frenar los procesos de resiliencia. Lo que genera daños colaterales en las personas, como una disminución en la productividad laboral, distanciamiento social y familiar, falta de atención y dificultad para priorizar las actividades del día a día.

Por lo tanto, si nos percatamos que estamos teniendo períodos de pensamiento rumiante, es importante que no tratemos de eliminarlos a la fuerza, no se recomienda que tratemos de analizar ¿por qué nos está sucediendo esto? y debemos evitar reflexionar sobre lo que está pasando por nuestra cabeza, de otra forma lo único que haremos será perpetuar estos pensamientos rumiantes.
También es importante no culpabilizarnos, pues este tipo de pensamientos rumiantes son parte del funcionamiento de nuestra biología, es una reacción de supervivencia, (ataque, huida o parálisis), que nuestro sistema límbico detona cuando se siente amenazado.
Conociendo el panorama completo es sencillo identificar por qué la rumiación mental se vuelve un enemigo del liderazgo personal, nos hace reaccionar de una manera distinta y tal vez menos juiciosa a como normalmente lo haríamos. Ahora bien, si nos encontramos en un ámbito organizacional, en el que nuestras actitudes y decisiones influyen sobre el desempeño de nuestro equipo, podemos incluso detener a los demás por nuestra indecisión, falta de tolerancia, poca adaptación al cambio, incertidumbre e inseguridad, por una toma de decisiones poco efectiva o por un criterio sesgado al momento de desarrollar estrategias.
Por ello, siempre recomendaré como primera alternativa buscar ayuda profesional para superar estos episodios de una manera saludable y ágil, evitando así, vivir en este estilo de pensamientos.
Actualmente los psicoterapeutas, independientemente de la corriente sobre la cual trabajen, pueden ofrecernos numerosas estrategias y técnicas, con las cuales trabajar estos pensamientos obsesivos.

Todos hemos pasado por algún episodio de pensamientos rumiantes a lo largo de nuestras vidas, es normal, la clave es identificarlo y trabajarlo, para no detenernos en ello.

REFERENCIAS

Calhoun, L. G., Cann, A. & Tedeschi, R. G. (2010). The posttraumatic growth model: socio-cultural considerations. En T. Weiss & R. Berger (eds.), Posttraumatic growth and culturally competent practice: lessons learned from around the globe (pp. 1-14). Hoboken, NJ: Wiley

Cann, A., Calhoun, L. G., Tedeschi, R. G., Taku, K., Vishnevsky, T., Triplett, K. & Danhauer, S. (2010). A short form of the Posttraumatic Growth Inventory. Anxiety, Stress, & Coping, 23, 127-137. doi: 10.1080/10615800903094273

Cann, A., Calhoun, L., Tedeschi, R., Triplett, K., Vishnevsky, T. & Lindstrom, C. (2011). Assessing posttraumatic cognitive processes: the event related rumination inventory. Anxiety, Stress, & Coping, 24(2), 137-156. doi: 10.1080/10615806.2010.529901

García, Felipe E., & Vega Rojas, Nicole, & Briones Araya, Francisco, & Bulnes Gallegos, Yasmín (2018). Rumiación, crecimiento y sintomatología postraumática en personas que han vivido experiencias altamente estresantes. Avances en Psicología Latinoamericana, 36(3),443-457.[fecha de Consulta 11 de Julio de 2021]. ISSN: 1794-4724. Disponible en: https://www.redalyc.org/articulo.oa?id=79957069002

Pimentel, Mauricio, & Cova, Félix. (2011). Efectos de la Rumiación y la Preocupación en el Desarrollo de Sintomatología Depresiva y Ansiosa en Estudiantes Universitarios de la Ciudad de Concepción, Chile. Terapia psicológica, 29(1), 43-52. https://dx.doi.org/10.4067/S0718-
48082011000100005

Treynor, W., González, R. & Nolen-Hoeksema, S. (2003). Rumination reconsidered: a psychometric analysis. Cognitive Therapy and Research, 27(3), 247-259. doi: 10.1023/A:1023910315561

Otros artículos que te pueden interesar

El cambio del emprendimiento con e-commerce

Los primeros marketplaces comenzaron una nueva forma de comercializar productos que en un determinado momento, solo podían ser transaccionados mediante locales físicos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *